Las Navidades en Ranchuelo tenían características familiares en las que todas las familias de acuerdo a sus medios económicos hacían su cena del 24 de diciembre. En todas las bodegas del pueblo ya el día 15 de diciembre iban poniendo un muestrario de todos los productos propios de esa época. Ese lugar lo llamaban altares pues simulaban como una especie de escalera en que se ponían todos los turrones de Alicante, de Jijona, de yema, mazapán etc estos eran importados de España, pero también había unos turrones de fabricación nacional que eran de maní, pero estaban tan bien elaborados que daba gusto probarlos. Las sidras El Gaitero y Cima, las más conocidas, los vinos españoles: Tres Ríos, Marqués de Riscal y un vino cubano que era muy apreciado por las clases más populares y las personas del campo llamado Los Galleguitos. Las frutas: las peras de California, las manzanas de Washington y las uvas también de California; que delicia estas frutas.

En lo religioso la iglesia comenzando el 14 de diciembre las posadas que duraban 9 días antes de nochebuena, consistían en un grupo de personas que iban a casa ya determinadas previamente pidiendo posada para María y José y esperaban a las puertas con unos versos pidiendo posada, después la familia abría la puerta y con versos y canciones de navidad les daba un pequeño brindis.

El 24 de diciembre a las once de la noche comenzaba la misa del gallo en que los fieles iban a celebrar el nacimiento del Niño Dios. Se repartían regalos y una comida especial que preparaban las asociaciones de la iglesia y se les llevaba a los más necesitados sin importar credo ni filiación política.

Las tiendas de productos industriales se llenaban de juguetes de todas clases y de todos los precios, también había pequeños comerciantes que ofrecían juguetes.

El 31 de diciembre muchas personas se reunían en familia para comer a las 12 de la noche las uvas y tomar sidra, también era tradición para los que le gustaban bailar El baile de las uvas que se celebraba en el pueblo de la Esperanza y muchas personas se reunían para alquilar un auto y poder disfrutar de ese evento buenísimo despidiendo el año.